Y no es que lo diga yo, sino que es el propio don Francisco de Quevedo quien se expresaba de tan contundente manera. Os lo cuento con detalle en mi bloc, como siempre.