Hasta los grandes hombres tienen su lado oscuro. Y Colón lo dejó claro el mismo día en que llegó a América...