Hoy le doy vueltas en mi bloc al origen de la palabra «desastre». Y me encuentro con alguna sorpresa...