Google+  
Resultados 1 al 2 de 2

Tema: ¡Cuidado! Cuando los libros fueron como internet

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    22 ene, 13
    Ubicación
    Vigo
    Mensajes
    1.639
    Dar gracias
    2.970
    Gracias Recibidas: 2.195

    ¡Cuidado! Cuando los libros fueron como internet

    ¡Cuidado! Cuando los libros fueron como internet Publicado por Sergio Parra en JotDown

    [Nota: Recomendado leer en la web propia dada su extensión]


    Proceso de escaneado de un libro para su conversión en archivo digital. Foto: John Blyberg (DP).

    Las nuevas tecnologías cambian tu vida menos de lo que crees, y más de lo que crees.

    El filósofo ateniense Sócrates detestaba los libros. Estaba convencido de que los libros destruirían el mundo, condenando a la humanidad a las tinieblas de la ignorancia. Sócrates solo confiaba en la oralidad, en la transmisión de los conocimientos de sabio a sabio, porque permitiendo que cualquiera escribiera un libro y que cualquiera pudiera leerlo, no podíamos estar seguros de nada. Además, cada vez habría más libros, y sería imposible abarcarlos todos o, al menos, separar el grano de la paja. Lo correcto se mezclaría con lo incorrecto, lo veraz con lo falso, lo sublime con lo indigno.

    Probablemente Sócrates constituye el primer caso célebre de advertencia contra la «infoxicación», lo cual no deja de ser irónico porque Sócrates vivió dos mil cuatricientos años antes del nacimiento de la imprenta de Gutenberg y más de dos mil ochocientos años antes del nacimiento de internet, cuando se estableció Arpanet, la primera conexión entre ordenadores. Afortunadamente, su discípulo Platón no mantenía una visión tan agorera de la cultura escrita, y por eso hoy en día podemos leer lo que pensaba Sócrates: porque Platón lo dejó escrito así en Fedro: «Una vez que algo se escribe, la composición, sea esta la que fuere, empieza a moverse por todas partes, cayendo en las manos no solo de aquellos que la comprenden, sino de igual manera en la de aquellos que nada tienen que ver con ellas; el escrito no sabe cómo dirigirse a la gente adecuada y no dirigirse a la equivocada».

    Sócrates, pues, sostenía que el verdadero conocimiento era aquel que se grababa en la memoria y procedía de la oralidad, no al que podíamos acceder mediante otras plataformas. Más tarde, tras el nacimiento de la imprenta de Gutenberg, muchos escritores se sientieron abrumados ante la posibilidad de que pudieran leerles tantas personas desconocidas, como si de repente hubieran abierto un blog en WordPress: Jonathan Swift, autor de Los viajes de Gulliver, por ejemplo, dijo en 1711 que «una copia de unos versos que se conserva en un aparador y solo se muestra a unos pocos amigos es como una virgen deseada y admirada; pero cuando se imprime y se publica, es como una prostituta cualquiera, cuyo cuerpo puede comprarse por media corona».

    La copia en masa de libros no fue el único problema, sino también de una producción de nuevos libros que habría producido un profundo vértigo en Sócrates: tal y como señalan Lucien Febvre y Henri-Jean Martin en La aparición del libro, en los primeros cincuenta años que siguieron a Gutenberg, se publicaron veinte millones de libros, más que todos los libros copiados por los amanuenses europeos durante el milenio anterior. Cuando Johann Fust, antiguo socio de Gutenberg, viajó a París a vender copias de la Biblia, los libreros no tardaron en denunciarlo a la policía: «tal reserva de libros en posesión de un solo hombre solo podía haber sido conseguida con ayuda del propio diablo». Como sucede en internet, en general, o en Wikipedia, en particular, algunos críticos de Gutenberg también señalaron que los errores que se imprimían llegaban más rápido a los lectores, lo que condujo a que se multara a los impresores de la llamada «Biblia maldita» de 1631, pues omitía la palabra «no» del séptimo mandamiento («No cometerás adulterio»). Una desventaja que hoy nos resulta mínima si tenemos en cuenta las ventajas de la producción y copia masiva de textos: los libros ya no servían exclusivamente para conservar el saber, como preservado en ámbar, sino para reunir, comparar, analizar y divulgar información nueva.

    ¿Cómo sabemos que no estamos reproduciendo los miedos de Platón o los de los luditas que rechazaban la imprenta? ¿Cómo sabemos que hogaño sí y antaño no? La respuesta es que no lo sabemos, y que los ejercicios de prospección tecnológica nunca han sido demasiado atinados. Durante miles de años, los agoreros tecnológicos se han equivocado. ¿Por qué deberían acertar ahora? Después de todo, Platón también se quejó de esta guisa de los adolescentes: «Los hijos son ahora tiranos… ya no se ponen de pie cuando entra un anciano en la habitación. Contradicen a sus padres, charlan ante las visitas, engullen golosinas en la mesa, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros». Platón creía que se estaban perdiendo los valores, exactamente como ahora. Exactamente como siempre. Porque contemplar con nostalgia el pasado siempre nos ha reconfortado, como sugiere una nueva investigación llevada a cabo por la Universidad de Southhampton y publicada en la revista Personality and Social Psychology Bulletin.

    Los libros, pues, fueron como internet, la imprenta fue como internet, la radio fue como internet, el teléfono fue como internet. Todas esas tecnologías fueron como internet tanto en los cambios sociales que produjeron como en los miedos y esperanzas que suscitaron. Solo conoceremos todas las ramificaciones sociales que producirá internet cuando ya se hayan producido, cuando seguramente estemos comparando internet con una nueva tecnología que todavía está por llegar.


    La Biblia de Gutenberg. Biblioteca pública de Nueva York . Foto: Kevin Eng (CC)

    Lo que subyace en realidad en todas estas consideraciones... [continúa en la web]
    Goodreads
    Mis recuentos 2014, 2015, 2016, 2017

  2. Los siguientes 4 usuarios le agradecieron a torgar por Post util:

    Cybonia (30/06/2014),elchamaco (01/07/2014),javie (30/06/2014),Me! (29/06/2014)

  3. #2
    Fecha de Ingreso
    15 oct, 12
    Ubicación
    chamacolandia
    Mensajes
    1.068
    Dar gracias
    144
    Gracias Recibidas: 883

    Re: ¡Cuidado! Cuando los libros fueron como internet

    Muy interesante

Temas Similares

  1. PW Defectuosos...¿Solo fueron primeras remesas?
    Por Pepoxone en el foro Kindle Paperwhite V.1 (2012)
    Respuestas: 70
    Último Mensaje: 18/08/2013, 16:35
  2. El 68% de los españoles que ‘bajan’ libros de Internet no paga por ello
    Por jara en el foro Kindle - Noticias, Actualidad y Mundo de ebooks
    Respuestas: 8
    Último Mensaje: 20/02/2013, 20:51
  3. 25 autores muy famosos que fueron rechazados por las editoriales
    Por swappen en el foro Cafetería ForoKD!
    Respuestas: 9
    Último Mensaje: 22/09/2012, 12:39
  4. Infografía: Cómo han cambiado las cosas en Internet en 10 años (De 2002 a 2012):
    Por Me! en el foro Actualidad tecnológica e Internet
    Respuestas: 5
    Último Mensaje: 23/08/2012, 15:02
  5. cómo usar internet en k touch???
    Por Palalma en el foro Kindle - Tutoriales Generales
    Respuestas: 10
    Último Mensaje: 13/12/2011, 18:29

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Google Hablamos de: amazon.es Código o Cupón Descuentos para Kindle, Ofertas Kindle, Kindle Amazon, kindle paperwhite, kindle 4, Opiniones Kindle, Reseña Kindle, Comentarios Kindle, Análisis Kindle, Tutorial Kindle, ayuda venta segunda mano funda kindle precio kindle manual kindle autores lectores ebook formatos epub pdf

Site Map | Ofertas Hogar | Juguetes Juegos | Ofertas Deporte | Offerte Video Giochi | Offerte Giocatto | Mejores Precios | Mejores Móviles Calidad Precio | Mejor Ebook