__ Ceinub me vuelves loca, no sé cómo pude soportar todo este tiempo. Tus senos son tan deliciosos. Podría mamarte toda la noche.__ decía mientras yo solo podía gemir aún más al oír sus palabras. Mis pezones estaban tan hinchados, que con solo soplarlo provocaba en mis espasmos de placer. Continúo descendiendo hasta llegar a mi vientre. Allí se detuvo brevemente para besarlo suavemente. Continuo bajando lamiendo mi depilado monte de venus. Separo mis piernas para tener completo acceso a mi empapada vagina. Mi clítoris vibraba de placer y deseo. Deseaba su lengua sobre él. Moría por ser devorado por aquella boca pintada de rojo carmesí. Suavemente continúo lamiendo mi orificio. Penetraba su lengua dentro de mí haciéndome retorcer de placer. Me sujeto por las caderas ya que no podía parar de moverme. Entonces subió a mi clítoris apretándolo entre sus labios lo chupaba con fuerza. Oh que rico sentía. Le apreté la cabeza contra mi deseaba hundirla en mi vagina. Ella chupaba y halaba mientras yo jadeaba como una perra. Movía su lengua de un lado a otro sobre mi clítoris. Sentir su lengua tibia me descontrolaba. Metió sus dedos dentro de mí. Yo solo gemí. Comenzó a moverlos, como si quisiera encontrar algo perdido. Después de unos segundos de búsqueda, sentí como sus dedos acariciaban algo dentro de mí que nunca nadie había logrado encontrar. Era mi punto G, sus movimientos se intensificaron, masajeaba y chupaba a la vez mi rojo clítoris. Provocándome fuertes contracciones pélvicas. Empecé a gemir y gemir, no podía parar. Sentir su lengua y sus dedos moverse rítmicamente en mi húmedo e hinchado sexo, la imagen de mi clítoris dentro de su boca y sus labios apretándolos mientras me miraba fijamente me hacía revolcarme de placer. Entonces de tanto disfrute me corrí en su boca llenándola de tanta lubricación a lo que ella gustosa tragaba cada gota que salía de mi sexo.......... https://www.amazon.es/dp/B01F0ALP26