Buenas y malas noticias. Así ven la mayoría de tiendas de libros electrónicos (ebooks) el desembarco de Amazon en España el próximo 15 de septiembre. Aunque los libros no se podrán descargar en la web del gigante hasta dentro de unos meses, los libreros digitales esperan con recelo el momento. Por un lado es el punto de inflexión que necesitaban para despertar un mercado adormecido. Por otro, es el gigante que les puede empujar al cierre.

“Estamos a la expectativa. Van a dinamizar mucho el sector, es lo que queríamos. Pero está claro que son competencia directa. Es muy difícil tener un punto de venta tan avanzado como el de ellos”, explica Ricard Fideu, uno de los responsables de Amabook, tienda con un catálogo de 5.000 libros virtuales de más de 70 editoriales. “A corto plazo Amazon beneficiará al sector, pero a largo, muchas echarán el cierre. Será muy difícil competir con ellos”.

Amabook es la tienda online de la distribuidora Digital Books. Igual que ella, otras como Todoebook, Luarna o Leer-e se enfrentan a un futuro incierto en el que Amazon va a provocar algo parecido a un terremoto. En España solo el 0,3% de los títulos vendidos son en formato digital. Es decir, unas 120.000 descargas estimadas a final de 2011, cifra que podría dispararse con la llegada de Amazon en este otoño.

“En lugar de canibalizar clientes, creemos que generarán más compradores. Es competencia directa, pero a corto plazo el mercado se tiene que desarrollar muchísimo. En Reino Unido el 12% de las ventas totales son libros electrónicos, en Estados Unidos, un 20%. Aquí no llega al 1%. Amazon no se lo va a llevar todo”, explica Josep Maria Terre, responsable de Leqtor. Tras la Casa del Libro y Fnac, Leqtor es la tienda que más libros virtuales vende, unas 25.000 descargas al año de un total de 6.000 títulos. El crecimiento es lento, pero sostenido, asegura Terre, quien cree que la diferencia de contenidos entre unas tiendas y otras no serán muy desigual. “Los precios, fechas de lanzamiento y títulos serán los mismos que en Amazon. Podemos ofrecer un servicio similar. No lo veo como una amenaza”.


La calidad del servicio, sin embargo, será precisamente la clave. “En Amazon te basta un clic para descargar y leer un ebook en tu Kindle o en el ordenador. Las tiendas españolas tienen un sistema de DRM basado en Adobe que te hace dar 14 clics. Todas tienen el mismo problema. El sistema de recomendación y de venta cruzada de Amazon es potentísimo, llevan 15 años en esto”, apunta Javier Celaya, fundador del portal Doscoce y experto en el mundo editorial digital.

Según Celaya, la consolidación y desaparición de muchas de las tiendas de ebooks actuales es inevitable. “La industria editorial se organizará en torno a Apple, Amazon, Google y algún otro que se pueda colar”.

La web de la Casa del Libro es la que más descargas de libros electrónicos atrae hoy en día en España, más de 40.000 al año según diversas estimaciones.

Un dato diminuto para lo que puede llegar a ser el sector. “Si hemos hecho bien los deberes, Amazon nos debería afectar de una forma positiva y no al revés. Tenemos 30.000 títulos disponibles en nuestra web, más de cinco millones de visitas únicas al mes a nuestra web y una red de tiendas físicas que da confianza al lector”, dice Xavi Solà, director de la página. Una de las bazas de Amazon para captar clientes será la presentación de su tableta para competir con el iPad. Se venderá desde 176 euros con un servicio de suscripción obligatorio a la tienda de contenidos y servirá de incentivo para aquellos consumidores que aún no se han atrevido con el lector digital.

“Mientras compitamos en igualdad de condiciones, creo que habrá sitio para todos”, dice Lucía Furnier, de Todoebook, que alberga más de 30.000 libros virtuales, la mayoría de temáticas especializadas. ¿Cómo reaccionarán ante Amazon? “No haremos nada diferente de lo que veníamos haciendo, trabajar duro y entender el consumidor. Cada uno tendrá que especializarse, buscar su hueco y público objetivo”, afirma. En otras palabras: sálvese quien pueda.
Vía: [email protected]