Portadas de gatitos

La Feria Internacional del Libro de Edimburgo es una gran celebración que lleva convocándose desde su fundación en 1983. Aparte de ser uno de los festivales de este tipo más importantes del mundo, siempre aporta nuevas ideas y encuentros productivos tanto para los profesionales relacionados con el sector del libro como para los lectores de a pie. Más allá de ciertos eventos que nos han llamado la atención, como la reaparición del misterioso escultor de libros del que ya os hablamos hace algún tiempo, que ha dejado nuevos regalos, en forma de exquisitas flores de papel acompañadas de citas de Óscar Wilde (llevaba ya un año sin hacer ningún presente), hemos querido hablaros de la conferencia que dieron los diseñadores Jon Gray y Jamie Keenan en esta feria del libro escocesa acerca de qué es lo que realmente nos hace comprar un libro cuando nos fijamos en su portada.

Gray y Keenan (si no conocéis su trabajo, echadle un vistazo, en el de Keenan sobre todo encontraréis cubiertas muy familiares, como las de la colección de Iain Banks para Abacus) enumeran veinte teorías acerca de qué atrae a un lector potencial. Por aquí os dejamos las más llamativas; podéis ver el artículo original con la enumeración completa aquí:

-La teoría del rostro: Hay estudios que afirman que los seres humanos se pasan la mitad de sus vidas descodificando la comunicación facial, así que es normal que las caras, sobre todo si están semiocultas, nos llamen la atención. Gray y Keenan ponen de ejemplo la obra de Nick Hornby Otherwise Pandemonium, que hace uso de la cinta de una casete para componer una cara.

-La teoría del zurullo: Esta noción parte de que si coges un elemento feo y/o repulsivo, y lo multiplicas en una portada utilizando colores llamativos, obtienes un feísmo atractivo. Lo que era desagradable se convierte en armónico y a la vez sorprendente.

-La teoría molecular: Las partes forman un todo; un elemento que puede tener relación con el texto del libro se combina una y otra vez hasta crear un objeto mayor, también relacionado con éste. Un claro ejemplo es Comitiva de embusteros, de Karen Maitland, cuya portada inglesa muestra la imagen de un lobo compuesto de pequeñas cruces (la novela trata de la peste negra).

-La teoría de la ofuscación: Hay elementos semiocultos o parte de la imagen principal desaparece para dar lugar a la rotulación. Así, lo que no está a la vista de manera directa hace más interesante todo lo demás, ya que el cerebro tiene que trabajar para recomponer la imagen.

Y por supuesto, terminan con la Teoría del gatito mimoso, que hace referencia al uso de elementos monos o tiernos en el diseño para despertar un instinto maternal o de protección en el receptor. Porque no hay nada que nos atraiga tanto como un lindo gatito, y si no que se lo pregunten a Internet.