Google+  
Resultados 1 al 6 de 6

Tema: La Mujer de la Cama de al Lado (Relato)

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    28 nov, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    27
    Dar gracias
    8
    Gracias Recibidas: 24

    La Mujer de la Cama de al Lado (Relato)

    Hola a todos. Hoy me he decidido a dejaros un relato corto de mi propia cosecha. Es uno de los muchos que tengo publicados en mi blog y uno de los que más han gustado a mis seguidores. Espero que vosotros también lo disfrutéis. Como no, se agradecerán opiniones. No os dejéis engañar por el título, pues posiblemente la primera imagen que se os venga a la cabeza nada tendrá que ver con el verdadero argumento.

    LA MUJER DE LA CAMA DE AL LADO

    Marta se había encontrado mal la noche anterior. Decir mal es poco, era como si las fuerzas, la consciencia y la paz la abandonasen todas a la vez, escapando cada una por el camino más rápido. En su lugar, una aguda sensación de alarma había venido a ocupar el puesto vacante. ¿Qué le sucedía? ¿Había venido la muerte a su encuentro? Con treinta y dos años era algo que había de ser considerado prematuro a la fuerza. Marta no estaba preparada para morir. Ni lo estaba ni quería estarlo.
    Ahora, sin embargo, todo se veía diferente. Un severo cuadro de estrés se había abrazado a ella despojándola de todo lo que la hacía ser quien era. Su acostumbrada hipocondría había hecho el resto.
    Y es que la vida de Marta era como un tren de alta velocidad deslizándose por una vía engrasada con las premuras, tensiones y agobios propios de su puesto en el departamento comercial de una de las más importantes multinacionales del momento. Una vida que transcurría con la constante presencia de sus compañeros de trabajo, a los que tan solo unía una relación laboral aparentemente armoniosa auspiciada bajo el manto de los intereses y necesidades de la empresa. Esto era algo que Marta siempre había sospechado, la camaradería con sus colegas se daba en la oficina y allí se quedaba una vez ponía los pies en la calle y ahora estaba segura, viéndose en aquella cama de hospital sin nadie acompañándola a los pies de la misma.
    Marta suponía que la compañía de la gente siempre era positiva en momentos como el que ella estaba pasando. Trató entonces de imaginar a sus compañeros invadiendo la habitación y la imagen que vio no resultó tan agradable como cabía esperar. A buen seguro, antes de que ella terminase de explicar las circunstancias que la habían postrado en aquella cama ya estarían todos volviendo al único tema de conversación que conocían; el trabajo. Marta se sintió entonces agradecida, estaba mejor sola. Además, su estado no era tan grave. El adecuado tratamiento y algo de reposo la dejarían como nueva. No era éste el caso de la mujer que compartía habitación con ella en la cama de al lado. Su suerte era muy distinta.
    La mujer, una señora de mediana edad y de ancestral salud fuerte, nunca había sufrido ni una miserable gripe, había empezado a sentirse mal un par de meses atrás. Los dolores, el cansancio y la fatiga aumentaban con cada página pasada del calendario. Así fue como había terminado ingresada en el hospital, con un mes de vida por delante.
    A Marta se le hizo lógico pensar que con un panorama semejante cualquier persona se hundiría en la más grande de las miserias. Por un momento, Marta había sentido la tentación de hacérselo saber a la mujer, pero la enorme sonrisa que la enferma le dedicaba siempre había debilitado sus intenciones. Cualquiera que se presentase en aquella calurosa habitación de hospital en el momento más insospechado se encontraría a la señora tumbada en la cama o sentada en el sofá junto a ésta. La encontraría allí, pero siempre sonriendo. Allí encontraría también a sus hijos, a su nuera y a sus dos yernos, a alguno de sus nietos e incluso a su sobrino. Este hecho en sí no sería especialmente llamativo, ya se sabe que hay familias que gustan de montar un campamento en el hospital cuando alguno de sus miembros cae enfermo. Lo raro, lo verdaderamente inusual era que todos pasaban el tiempo bromeando, contando las anécdotas más comprometidas de la familia y haciendo chistes a costa de todo y de todos. De hecho, Marta nunca hubiese imaginado poder pasarlo tan bien en la habitación de un hospital.
    Era fácil adivinar que los dramas y las angustias se las guardaban para cuando llegase el desenlace pero, por el momento, todos habían decidido aprovechar de la mejor forma posible el tiempo que les quedaba juntos, unos pobres y escasos treinta días.
    Fue entonces cuando Marta comenzó a pensar en todo esos momentos que desperdiciamos discutiendo y dejando que las contrariedades lo ocupen todo, abriendo la puerta a nuevos problemas. Y, a diferencia de esta gente, cuando la situación se torna irreversible seguimos perdiendo el tiempo con lamentaciones y dramas. No sería Marta la que se pusiese a esgrimir argumentos de tipo fraternal y predicar sobre la necesidad que tienen los seres humanos de ser todos como hermanos y ser buenos los unos con los otros. Estaba bien eso de protestar, reñir y sacar las garras cuando fuese necesario, pero tampoco estaría mal echar el freno de vez en cuando y relajarse un poco para disfrutar de la vida. Tal como Marta ahora entendía, eran demasiadas las energías puestas en aferrarnos a los malos rollos y a las desgracias. Sabía que, tal como corrían los tiempos, lo más vendible que uno podía encontrar era la pena pero, aun a riesgo de sonar cursi, la felicidad tenía que sentar mejor. Pero somos tan necios que cuando esa felicidad, ocasionalmente, llama a nuestra puerta ni siquiera la oímos, enfrascados como estamos en rebozarnos en nuestra propia angustia.
    Entonces Marta lo entendió. Era suficiente. A la señora de la cama de al lado la mandaban al día siguiente para su casa, en el hospital poco más podían hacer ya por ella. Y allá que se iba todo el clan, con el firme propósito de hacer que aquel mes fuese inolvidable de un modo u otro y mientras los dolores lo permitiesen.
    Cuando llegó el momento de la despedida, la joven y la señora se intercambiaron sendos besos en la mejilla y una extraña sensación se instaló en el pecho de Marta, producto de la certeza de saber que nunca más volvería a ver a la mujer. Ésta, en el mismo momento de abandonar la habitación, saliendo ya por la puerta en silla de ruedas giró la cabeza hacia la joven en la cama dedicándole una última mirada y, cómo no, una sonrisa.
    La joven no necesitó nada más. Todo estaba claro, había entendido lo que estaba mal en su vida y entonces, casi sin darse cuenta, su cerebro tomó la decisión por ella. Necesitaba un cambio, el cuadro de estrés que padecía era tan solo el primer aviso. Pronto le darían el alta en el hospital y, tan pronto como esto sucediese, se daría de baja en su trabajo, alejándose para siempre del voluble ajetreo que hasta entonces había dominado su existencia y retornando a la paz que le daba aquella afición que siempre había abrazado en su adolescencia, la pintura.

    Las puertas del ascensor se abrieron y Marta avanzó a lo largo del pasillo en dirección a su oficina. De pronto, el que siempre había sido su entorno habitual se le antojaba extraño. Nunca había reparado en lo cargado del ambiente, en la tensión cosida en los rostros de los empleados, en la prisa de sus agitados movimientos, en la ausencia total de cualquier tipo de apacibilidad, en la estridencia de los teléfonos al sonar, en el aislamiento en el que todos se sumergían aun estando rodeados de gente… Cada paso que daba enviaba el mismo mensaje a su mente, aquello ya no era para ella.
    La mañana transcurrió lenta y pesada desde el mismo momento en el que Marta se perdió en la maraña de documentos atrasados y tareas pendientes. Por eso, cuando el reloj se dignó a mostrar la hora de volver a casa la joven experimentó la grandeza de la liberación. Sin pensárselo mucho más, condujo su cuerpo a la oficina más alejada de todas, la del jefe de personal. Iba a hacerlo, iba a renunciar. En su mano portaba la carta de dimisión que había redactado a media mañana, cuando sus labores se le habían hecho ya insoportables.
    El hombre la recibió con una afable sonrisa y tras interesarse formalmente por su estado la invitó a sentarse. Marta obedeció y abrió la boca para hablar, sujetando con fuerza la carta en su mano. No tuvo ocasión de emitir sonido alguno. Su jefe plantó un enorme dossier en la mesa, frente a ella. En poco más de dos minutos le explicó la importancia de aquel proyecto y de cómo habían pensado en ella para llevarlo adelante. Su buen hacer, su demostrada experiencia y su conocida ambición la hacían la candidata perfecta para aquella tarea. Era la oportunidad de su vida laboral.
    Si la carta en la mano de Marta hubiese tenido la capacidad de sentir, a buen seguro habría sufrido un indescriptible dolor al contraerse arrugada bajo la presión del puño disimulado de la joven.

  2. Los siguientes 4 usuarios le agradecieron a Mr. M por Post util:

    anuivet (04/12/2012),Cybonia (04/12/2012),judas price (03/12/2012),PhotoniKO (03/12/2012)

  3. #2
    Avatar de judas price
    Hombre judas price está desconectado Gurú Mi eReader: Kindle Keyboard wifi - Paperwhite2 - Inves
    Autores Favoritos: Stephen King, Joe Hill, Santiago Posteguillo.
    Libros Favoritos: "El traje del muerto", "Cien años de soledad", "Las legiones malditas" Buscarlo en amazon.es
    Último Leído: "Memento Mori" de César Perez 8,5/10 Buscarlo en amazon.es
    Leyendo: "El océano al final del camino" de Neil Gaiman Buscarlo en amazon.es
    Fecha de Ingreso
    26 jul, 11
    Ubicación
    Valencia
    Mensajes
    8.844
    Dar gracias
    4.663
    Gracias Recibidas: 5.249

    Re: La Mujer de la Cama de al Lado (Relato)

    Muy buen relato Mr. M.

    Tengo que decirte, que al leer el titulo, imagine que era en un hospital. (por desgracia, como muchos los he pisado más veces de las que quisiera). Y es que es una forma habitual de referirse a los enfermos. "El chico/a de la cama de al lado"

    El relato describe muy bien como nos enfrentamos a la vida. Cuando algo nos toca la "fibra" y decidimos cambiar, tenemos el buen proposito, pero siempre se queda en eso. Me ha gustado mucho.

    Dinos cual es tu blog, para curiosear en más relatos.
    Para colaborar con el foro sólo tienes que marcar este link »» http://www.amazon.es/?tag=forokd-21
    como favorito en tu navegador habitual.

    Mod propiedad de Me!
    JudMe!

  4. #3
    Avatar de PhotoniKO
    PhotoniKO está desconectado Gurú Mi eReader: Kindle Paperwhite 2 WiFi; Kindle Touch 3G; Kindle Keyboard 3G
    Autores Favoritos: J.R.R. Tolkien; Isaac Asimov
    Libros Favoritos: El Silmarillion, El hobbit & El Señor de los Anillos - J.R.R. Tolkien Buscarlo en amazon.es
    Último Leído: La sombra del águila - Arturo Pérez-Reverte Buscarlo en amazon.es
    Leyendo: La cruz de ceniza - Fran Zabaleta & Luis Astorga Buscarlo en amazon.es
    Fecha de Ingreso
    03 dic, 11
    Ubicación
    Mordor
    Mensajes
    13.989
    Dar gracias
    6.632
    Gracias Recibidas: 8.772

    Re: La Mujer de la Cama de al Lado (Relato)

    Aunque el relato no es sorprendente, describe muy bien una situación que, por suerte o por desgracia, he visto más de una vez, aunque por lo general es mucho menos "dulce" que como nos muestra el compañero.

    Aún así, un bonito ejercicio literario, y un guiño genial y cargado de mala leche al final, lo mejor del relato :ay:
    Mis lecturas: 2015 // 2014.


  5. #4
    Fecha de Ingreso
    28 nov, 12
    Ubicación
    España
    Mensajes
    27
    Dar gracias
    8
    Gracias Recibidas: 24

    Re: La Mujer de la Cama de al Lado (Relato)

    Cita Iniciado por judas price Ver Mensaje
    Muy buen relato Mr. M.

    Tengo que decirte, que al leer el titulo, imagine que era en un hospital. (por desgracia, como muchos los he pisado más veces de las que quisiera). Y es que es una forma habitual de referirse a los enfermos. "El chico/a de la cama de al lado"

    El relato describe muy bien como nos enfrentamos a la vida. Cuando algo nos toca la "fibra" y decidimos cambiar, tenemos el buen proposito, pero siempre se queda en eso. Me ha gustado mucho.

    Dinos cual es tu blog, para curiosear en más relatos.
    Gracias! Es lo que quería reflejar, la forma en la que, aún sabiendo lo que necesitamos, seguimos aferrándonos a lo que deseamos aunque no siempre sea lo que más nos conviene. Lo malo es que la vida está montada de tal manera que, en general no nos queda otra que dejarnos llevar por el sistema al que un día nos rendimos. En el relato ¿alguien podría de verdad imaginando a Clara renunciando a su vida y sus ingresos en favor de la pintura? Muy pocos se atreven a dar el paso.

    Cita Iniciado por PhotoniKO Ver Mensaje
    Aunque el relato no es sorprendente, describe muy bien una situación que, por suerte o por desgracia, he visto más de una vez, aunque por lo general es mucho menos "dulce" que como nos muestra el compañero.

    Aún así, un bonito ejercicio literario, y un guiño genial y cargado de mala leche al final, lo mejor del relato :ay:
    Gracias por tu comentario. El golpe del final también me parece lo mejor. Sin embargo, creo que te resultará curioso saber que la parte "dulce" es totalmente real. El año pasado una amiga mía fue ingresada en el hospital. La señora del relato era su compañera de habitación y fue a mí a quien impresionó la positividad con la que afrontaban la enfermedad terminal. Pasé tiempo pensando en ello. Hace unos meses me puse a escribir el relato y me pareció que todos los que lo leyesen iban a calificarlo de demasiado cursi. Decidí dejarlo así porque era real. Eso sí, cambié el final pues me parecía más efectista y más auténtico ese golpe de mala leche.

    Un saludo.

  6. #5
    Fecha de Ingreso
    25 abr, 12
    Ubicación
    En mi pequeño paraíso, con mis manzanas y mis serpientes.
    Mensajes
    1.887
    Dar gracias
    2.508
    Gracias Recibidas: 937

    Re: La Mujer de la Cama de al Lado (Relato)

    Se nota que habías vivido algo parecido, es muy bonito e íntimo.
    Le doy a todos mi sonrisa, pero sólo a uno mi corazón



  7. #6
    Fecha de Ingreso
    18 feb, 13
    Ubicación
    España
    Mensajes
    25
    Dar gracias
    10
    Gracias Recibidas: 1

    Re: La Mujer de la Cama de al Lado (Relato)

    Sigue asi, gracias

Temas Similares

  1. Ebook TError Los del Otro Lado, de S.K. Halvorsen (Ed. Valinor)
    Por mcmendoza en el foro Rincón de Autores
    Respuestas: 2
    Último Mensaje: 06/01/2015, 13:28
  2. Mujer e Independencias
    Por sentoben en el foro Libros para Kindle
    Respuestas: 6
    Último Mensaje: 18/06/2012, 07:32
  3. Respuestas: 2
    Último Mensaje: 05/06/2012, 20:22
  4. Uno mas que hay al lado oscuro!!!
    Por soully en el foro Presentación y Tu experiencia con Kindle
    Respuestas: 9
    Último Mensaje: 21/02/2012, 12:01
  5. Los del otro lado, novela fantasía y terror (Kindle) - 1,49 euros
    Por mcmendoza en el foro Rincón de Autores
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 12/01/2012, 15:33

Etiquetas para este Tema

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
Google Hablamos de: amazon.es Código o Cupón Descuentos para Kindle, Ofertas Kindle, Kindle Amazon, kindle paperwhite, kindle 4, Opiniones Kindle, Reseña Kindle, Comentarios Kindle, Análisis Kindle, Tutorial Kindle, ayuda venta segunda mano funda kindle precio kindle manual kindle autores lectores ebook formatos epub pdf

Site Map | Ofertas Hogar | Juguetes Juegos | Ofertas Deporte | Offerte Video Giochi | Offerte Giocatto | Mejores Precios | Mejores Móviles Calidad Precio | Mejor Ebook