Avatar
Por favor considere registrandote
invitado
sp_LogInOut Ingresa sp_Registration Regístrate sp_MemberList Miembros
Regístrate | Olvidó su contraseña?
Búsqueda Avanzada
Alcance del Foro


Match



Opciones del Foro



La longitud mínima de la palabra de búsqueda es 3 caracteres - longitud máxima búsqueda de la palabra es 84 caracteres
sp_Feed RSS del Tema sp_TopicIcon
"Casablanca sin Bogart", un paso más en la novela distópica
Avatar
New Member
Members
21 agosto 2014 - 22:13
Miembro desde: 22 agosto 2014
Mensajes en Foro: 2
sp_UserOfflineSmall Desconectado

¿Te imaginas un mundo donde todo está ya novelado? Sí, un mundo donde la imaginación se ha extinguido pero hay un escritor dispuesto a retar a su destino. Con "Casablanca sin Bogart" descubrirás los Departamentos de Inventario, el Consejo de lo Original y una ristra de personajes inolvidables como Emilio Contreras, un escritor cuarentón con la soltería por montera dispuesto a demostrar que hay vida en la galaxia literaria.
Si te gustó "Un mundo feliz" y "Fahrenheit 451", éste es un paso más en la novela distópica.

[Permission to view this media is denied]

Avatar
New Member
Members
23 agosto 2014 - 08:49
Miembro desde: 22 agosto 2014
Mensajes en Foro: 2
sp_UserOfflineSmall Desconectado

Os dejo aquí un extracto:

“Me senté en mi lugar de la mesa. Tener que enfrentarme a todos porque perseguía mis sueños y atendía a su elocuente voz, me enfurecía. Los platos estaban dispuestos según mi madre, según su criterio. El mantel, la vajilla, la cubertería, la comida, el vino, los invitados, todo había sido seleccionado por ella y todo llevaba impregnado su orden, su personalidad imponiéndose sobre cualquier atisbo mío: reducido a sentarme y comer. ¿Dónde estaba yo? A mí había que buscarme en los huecos, en las comisuras, en los márgenes, en las ranuras, en las cunetas, en los entreactos... Eso era yo, un resto en esa casa”.
“¿Sabéis? –pregunté mientras todos comían silenciosos. He pensado que quizás el mejor sitio para mí sea la cárcel”.
Todos se alarmaron, mi madre gritó.
“No os asustéis –dije desde mi púlpito-, mucha gente ha escrito libros en la cárcel. Tiene que ser maravilloso. Uno se puede sentir realmente escritor. Las rejas no existen para el coco, el tiempo sería mío y el Estado mi mecenas puesto que mi madre no desea serlo. Más de uno vería la felicidad ahí”.
“Dígame –intervenía Emilio que estaba dispuesto a pasarme todos los balones-, y para llegar a ese idílico lugar... ¿qué clase de delito cometería?, ¿un robo, un asesinato, una estafa?... ¿Cuál va más con usted?, ¿para cuál se ve usted más avezado o menos? Recuerde que debe asegurarse de que le pillen… Hay que dejar un reguero de pistas que le conduzca hasta la cárcel”.
“¡Don Emilio! –Se inmiscuyó mi madre empecinada en dotar de santidad a su cena-. ¡No diga barbaridades! A mi hijo no le va un tipo de delito en especial. No se trata de elegir una camisa o una corbata. Así que, por favor, no le siga el juego. ¡No le he invitado para esto! ¿Cómo se atreve en mi mesa de Nochebuena a divagar sobre cometer delitos? Para esto prefiero comer sola…”.
“En realidad no he pensado en la clase de delito que cometería. Desde luego sería uno hermoso, digno y que resonara en las conciencia de la sociedad –continué yo, embelesado con la idea”.
“Damián, ¡no sigas! No quiero que continúes hablando así, prefiero que te calles. ¡Que se callen ambos! Eso es lo que pido, ¿por qué nadie me pregunta a mí? Además, no hay nada, ¡no se puede escribir nada! ¿Por qué no quieres entender eso? ¡Por Dios! Todos lo entienden, dos más dos son cuatro y escribir es imposible. ¡Ya está! Es de una lógica apabullante”.
“Mi madre era una muñeca retorcida por la contrariedad que ocasiona el no controlar nada de una noche que se ha soñado perfecta. Al menos, yo dominaba la conversación, las palabras eran mías, y eso, en realidad, en una cena como aquélla, suponía el poder absoluto”.
“Es verdad, Silvia, mejor sería que hablásemos de cosas más fructíferas, cosas cuyo desempeño genera dinero. ¿Qué le parecería buscarse un trabajo? –mordió Emilio”.
“¿Trabajar? –respondió mi hacedora-. No, no, para nada. Se trabaja por necesidad, cuando no hay dinero... Pero, desde luego, ésa no es mi situación. Pregúntele a mi hijo. Él es el que tiene que hacer carrera en algo”.
“A mí me parece que usted tiene una necesidad, aunque no se trata de una de tipo económico. Al menos, así lo creemos todos los que estamos sentados en esta mesa, incluida Verónica que calla por no sumar un número más a este ejército de dos que constituimos Damián y yo. Además, la neutralidad es importante en toda guerra. -El discurso de Emilio, tan plagado de rodeos y stops innecesarios en su intervención, desesperaba incluso a la comida que ya bramaba por ser engullida-. El caso es que yo creo que necesita distraerse con otra cosa que no sea su hijo”.
“¡Don Emilio!”
“Cierto, mamá, deberías procurarte un trabajo. Quizás el estrés, preocupaciones y responsabilidades de una ejecutiva de una multinacional con deseos de ramificarse hasta Marte, te prodigue todo el tiempo ocupadísimo del mundo y te libere de pensar en mí. Aunque, si te digo la verdad, a mí no me interesa demasiado tu futuro. Te quiero mucho, pero lo que deseo de verdad es cometer un delito y escribir; ¡escribir desde ese romántico emplazamiento de puertas que se cierran y me dejan dentro!... Una, dos, tres puertas, todas ellas sellándose, y luego el patio, por donde pasean varios presos ociosos con las manos atrás, y todo me separa de ti, y yo me quedo dentro construyendo rascacielos, un “down town” de palabras. –Me sentí enorme diciendo aquello, el rostro de mi madre estaba pétreo, un formidable perfil rocoso”.
“Sólo a través de las palabras puede usted ser libre –declaró Emilio Contreras, poniendo el punto final a la Nochebuena”.
“Mi madre decidió levantarse, no me sentí orgulloso de que abandonara la mesa dejándonos a los tres cavilando sobre nuestros platos fríos; pero, si se hubiera quedado, nuestros asuntos habrían llegado a planos irreconciliables y a ésos nunca hubiera querido llegar”.

Zona Horaria del Foro: UTC 2
Mayor número de usuarios conectados simultáneamente: 173
Conectados ahora mismo:
Invitado(s) 91
Viendo esta página:
1 Invitado(s)
Los Mejores Foreros:
PhotoniKO: 13555
Me!: 10154
swappen: 5998
Chandrian: 5932
mlila: 4704
P-ludus: 3945
germanor: 2459
Artemisa: 2068
Estadísticas de usuarios:
Foreros Invitados: 16
Miembros: 29511
Moderadores: 1
Administradores: 1
Estadísticas del Foro:
Grupos:7
Foros:44
Temas:12394
Mensajes:169387
Moderadores: miguelgaton: 0
Administradores: Admin: 6